Radiación de luz azul, consecuencias y protección.

boton-llamar

Radiación de luz azul, consecuencias y protección.

Actualmente todos en algún momento nos hemos ido a la cama con un smartphone, o una Tablet o tenemos un tv led frente a nuestra cama desconociendo lo perjudicial que pueden llegar a ser estos dispositivos. En algún momento quizá, se preguntó ¿por qué? en un par de décadas atrás, no recibíamos radiación de luz azul como sucede hoy en día con el uso de dispositivos electrónicos modernos. Los cuáles funcionan mediante el uso de fuentes de iluminación basadas en LEDs .

Recientemente, la respuesta más acertada a ese ¿por qué?,  ha sido reportada por Y. Kuse etal en un estudio realizado in vitro en células derivadas de la retina. Ellos encontraron que la luz azul produce severos daños a células 661 W llegando a causar la muerte por apoptosis. En su estudio encontraron que la luz azul produce aglomeración de una proteína conocida como S-opsina, que se encuentra en los fotoreceptores de la retina; pero además incrementa la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS), que son sustancias que modifican el metabolismo celular y ha sido relacionada con enfermedades degenerativas de la retina.

Y por otra parte y no menos delicado se ha detectado que esa luz afecta al ritmo circadiano, el reloj interno de los seres humanos. ¿El motivo? La exposición a ella suprime la secreción de melatonina, la hormona del sueño, que influye en los ritmos circadianos.

Esta luz azul, producida en mayor cantidad por las luces LED que por las bombillas incandescentes, resulta perjudicial también para la salud ocular. La sobreexposición a ella, es decir, con un uso intensivo de los dispositivos, incide directamente en la retina. Para evitar los riesgos asociado a esta luz azul, los expertos recomiendan optar por una iluminación artificial más cálida y tenue con luz roja, así como reducir el número de horas de uso de los dispositivos electrónicos y evitar mirar a pantallas luminosas a partir dos a tres horas antes de acostarse.

Lentes protectoras de la luz azul.

Para prevenirnos contra los supuestos males de esta luz azul, a la que cada vez estamos más expuestos, diversas empresas han desarrollado filtros protectores que en teoría reducirían entre un 15 y un 20% su intensidad, acomodando nuestra visión, disminuyendo las agresiones a nuestra retina y evitando los efectos sobre la secreción de melatonina, por ejemplo por la noche, cuando leemos en una tableta o en el smartphone.

Estos filtros tienen dos variantes principales: los que se aplican sobre las pantallas de los dispositivos y los forman parte de las lentes que usamos normalmente, o que nos ponemos cuando miramos una pantalla.

Ingrese sus datos y le llamaremos

Acepto la política de tratamiento de datos.

 

No Comments

Post a Comment

Share This